LAVADO TRANSTRAQUEAL DIAGNOSTICO

junio 12, 2011 - Marco Avellaneda - in category Metodos de colección

No Comments

La herramienta para el diagnostico acertado de las enfermedades del tracto respiratorio bajo.

Las infecciones bacterianas del tracto respiratorio inferior pueden ser sospechadas basandose en la historia, examen físico, y radiografías toracicas. Un diagnostico de traqueobronquitis infecciosa canina puede ser hecho casi siempre con seguridad apartir de la historia y examen físico unicamente. Para la mayoría de las otras infecciones, la citología y el analisis microbiologico de los especimenes respiratorios son necesarios para hacer un diagnostico definitivo.

Por ejemplo el daño pulmonar por la aspiración de contenido gastrico esteril puede ser causado por el ácido gástrico y materiales particulados y puede ser indistinguible de la aspiracion con infección bacteriana.
Los diagnosticos diferenciales para una bronquitis crónica exacerbada incluyen la reciente exposición a alergeno, inhalación de irritantes, e infección bacteriana. La neumonía bacteriana resulta en una neutrofilia y desviación a la izquierda en unicamente alrededor del 60% de los perros y la fiebre se presenta en menos de la mitad, demostando que estos parametros son inadecuados para la detección de incluso infecciones del tracto respiratorio bajo reservas.

Para realizar esta técnica se utilizan tranquilizantes (acepromacina) solo si son necesarios. En gatos se debe hacer por ejemplo con 1-2 mg/kg de Ketamina Intravenosa.

El paciente se sujeta en decúbito esternal o en posición sentada con el cuello extendido, se rasura y se prepara la piel sobre la laringe en forma aséptica. Se infiltra una pequeña cantidad de lidocaina al 1-2 % en el tejido subcutaneo de la membrana cricotiroidea tomando la precaución de usar guantes.
Insertamos una aguja en el ligamento (membrana) cricotiroideo que se encuentra en una pequeña depresión triangular que palpamos cranealmente a la orilla del cartílago cricoideo.

La aguja se dirige ligeramente a caudal penetrando la piel, tejido subcutáneo y el ligamento crocotiroideo de la laringe. Una vez en el lumen traqueal, la aguja es posicionada paralela a la traquea y el catater es avanzado a través de la aguja y el lumen traqueal hasta un poco antes de la carina.
La inserción de la aguja y pasaje del catéter induce tos en la mayoría de los animales.

El catéter deberá pasar fácilmente,si no es así, el catéter puede haberse atorado en la pared de la traquea dorsal o fallado para entrar a la traquea y estar atorado en el tejido peritraqueal. En este caso el catéter y la aguja deberá ser retiradas y el procedimiento repetido. Tambien, el catéter puede curvarse causando que avance proximal hacia la orofaringe, resultado que la orofaringe sea lavada en lugar del árbol bronquial.

En algunas enfermedades pulmonares severas, la muestra puede ser obtenida por simple aspiración despues de la posición del catéter. Sin embargo, la infusión de la solución salina dentro del árbol bronquial antes de la aspiración es necesaria para obtener una asecuada muestra de moco.
Se une una jeringa larga de 12 ml. o más conteniendo una solución salina bugerada esteril no bacteriostática al catéter. Se inyectan 1-2 ml/ 5 kg dentro del lumen bronquial hasta que el animal comienza a toser o cuando todo el fluido sea inyectado.
Normalmente el animal empieza a toser antes de que toda la solución sea inyectada; la aspiracion deberá empezar en este momento. Por lo regular solo se recupera una pequeña porción del fluido inyectado. El fluido inyectado que permanece en el árbol trquobronquial será rápidamente absorbido y no es causa de preocupación.

El operador aspirara por solo unos cuantos segundos ya que la aspiración por un periodo prolongado resulta en más fluido colectado, pero la probabilidad de un lavado contaminado se incrementa grandemente debido a que el animal toserá fluido hacia dentro del área orofaringea y lo respirara. El fluido reaspirado de la orofaringe contendrá células y bacterias contaminantes.

Despues de aspirar el fluido traqueal, el catéter es removido y una porción pequeña del fluido es colocado en un medio de transporte si el cultivo esta indicado.
El fluido remanente se usará para realizar una citologia y deberá se colocado en un tubo con EDTA pra prevenir la formación de coagulos.
Se debe tener cuidado de mantener presionado el sitio de punción por unos cuantos minutos después del procedimiento para prevenir la presencia de enfisema subcutáneo. Se puede aplicar una gasa por 12-24 horas en el sitio de punción para prevenir el enfisema.

BIBLIOGRAFIA

* Cowell y Tyler, Diagnostic Cytology of the Dog and Cat. American Veteriny Publication Inc, California 1989.

*Willard et al. Diagnóstico Clínico Patológico por Metodos de Laboratorio.

* Hawkins E.C., Antibiotic Therapy for Respiratory Infections in Clinical Practice; comparative Respitatory Society Symposium; The North American Veterinary conference 1996.

 

Comparte este articulo

" title="Share on Facebook" onclick="return !window.open(this.href, 'Facebook', 'width=500, height=500')" target="_blank">
  • Marco Avellaneda

    Leave a comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *