ABDOMINOCENTESIS EN ANIMALES

octubre 21, 2012 - Marco Avellaneda - in category Metodos de colección

No Comments


ABDOMINOCENTESIS

 

Muchas tecnicas han sido descritas para colectar fluido abdominal de perros y gatos. Algunas de estas técnicas se discuten abajo, y algunas de las ventajas y desventajas son comparadas en la tabla de tecnicas de coleccion.
El abdomen es palpado inmediatamente antes de la abdominocentesis para evitar lacerar las estructuras viscerales. La vejiga urinaria es vaciada para ayudar a evitar una cistocentesis accidental ( de preferencia por sondeo) particularmente cuando se va a usar un catéter del numero 14.

En el sitio de la inserción de la aguja se corta el pelo del abdomen y se prepara asépticamente (rasurado, lavado y un antiséptico es aplicado).
La línea media ventral del abdomen 1-2 cm caudal al ombligo, es el sitio usual de la inserción de la aguja. Este sitio evita la grasa falciforme, la cual puede rápidamente gloquear el cañón de la aguja.

Si esta presenta una previa incisión quirúrgica, la aguja deberá ser insertada al menos 1.5 cm afuera del sitio para evitar las císceras abdominales qu pueden esta adheridas a la pared abdominal en el área de la herida. En pacientes con destención abdominal tensa, el abdomen se punciona lateralmente (la punción ventral a la línea media puede causar la formación de seroma persistente).

Si se sospecha de peritonitis séptica plero no se obtiene líquido con la abdominocentesis rutinaria, es usual puncionar los cuatro cuadrantes, es decir cuatro punciones separadas en la aguja. Por lo genral se hacen craneal y caudal al ombligo y laterales a la línea media en cada lado. En este caso la colocación de la aguja también puede regirse por la presencia “radiologica” de uan masa abdominal ó una cicatriz en la piel del abdomen (podría ser una herida penetrnte antigua en adherencias viscerales).
Si aun así, la punción no tiene éxito quizás se requiera cambiar de posición al paciente (de pie, girarlo hacia el otro lado) y una segunda serie de punciones, en particular si el índice de sospecha de peritonitis generalizada es alto. La guía ultrsonografica es muy útil tambien.

Comparte este articulo

Marco Avellaneda

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *